Menu

Blog

  • Publicado el 22 Ago. 16

    Hace poco nos enteramos de una historia que nos dejó impresionadas. Una chica que aseguraba que se había hecho un tratamiento de alisado permanente “100% natural”, argumentó que su peluquero le había explicado que los ojos se le iban a irritar simplemente debido a un componente de “cebolla” que tenía el producto.

    A pesar de que la historia parece irrisoria, nos retrata un problema que existe hoy en día en la industria de la belleza; la verdad es que son dos los problemas: por una parte la increíble capacidad que tienen las marcas para mentir con el objetivo de “dar en el gusto” a sus clientes. Y en segundo lugar, las ganas que tienen la mayoría de los consumidores de creer todas esas mentiras, ya que ojos que no ven….

    Y como consumidores nos referimos tanto a personas que van a la peluquería, como a estilistas y peluqueros (porque somos finalmente nosotros los que compramos los productos para venderlos). Muchos de éstos últimos han olvidado el interés por dar un buen servicio con líneas cosméticas de calidad y simplemente se limitan a repetir lo que las marcas les cuentan sin siquiera cuestionarse si es “normal” que un producto para alisar el pelo contenga de verdad “cebolla” entre sus ingredientes.

    A nuestro parecer la cosmética es una industria que perdió su rumbo en muchos niveles. A pesar de que en un principio su objetivo era darnos más opciones a los seres humanos para embellecernos y más que eso, cuidar nuestro cuerpo y mantenerlo saludable, hoy en día se ve que las ganas de ganar más dinero vendiendo cualquier cosa es lo que prima para muchos productores.

    Lamentablemente, al igual que en la industria de los alimentos, la solución es que sean los mismos consumidores los que se informen y exijan transparencia y un mejoramiento del estándar de los productos y servicios relacionados a la belleza. Leer etiquetas e informarse sobre qué consecuencias tienen los ingredientes que se usan en cosmética ha pasado a ser un deber de todos: peluqueros y clientes.

    Y es que no es posible que día a día nos lleguen personas alegando que han tenido reacciones alérgicas o de irritación en otros salones, cuando les dijeron que el producto era 100% natural o peor, 100% orgánico. O lisas a morir jurando que el tratamiento que le hicieron solo era en base a chocolate.  Pero esto no es solo culpa de los peluqueros, pues estos ejemplos demuestran que finalmente el cliente simplemente cree lo que quiere creer con el fin de obtener un resultado.

    Sabemos que los químicos son necesarios en la cosmética (no es posible teñir canas permanentemente sin ellos por ejemplo). Y sabemos que reacciones alérgicas o irritaciones se pueden dar en todo tipo de clientes con cualquier tipo de productos, hasta los 100% naturales. Pero tenemos que entender un poco mejor cuáles son los productos que estamos usando (o consumiendo), qué ingredientes tienen y por qué están ahí para dar respuestas más honestas a las personas.

    Creemos que el desafío es alto, pues no solo requiere cuestionarse lo que dicen las marcas e informarse. Además se trata de entender que todos los seres humanos somos distintos y tenemos estilos de vida distintos también, por lo tanto puede que lo que sea inocuo para uno, es malo para otros. Esto último sólo se resuelve conociéndonos (entre peluqueros y clientes) y hablándonos con honestidad.


    Comentarios
    0
  • Publicado el 08 Jul. 16

    Los días no nos acompañan mucho con color últimamente. Entre el frío y el smog no dan muchas ganas ni de salir. Pero, como dicen, al mal tiempo (… y mal aire), buena cara!! Aquí les contamos un poco sobre cómo elegir los colores a la hora de maquillarte, según tu piel, tu pelo y tus ojos para iluminar estos días grises.

    Teoría de las cuatro estaciones

    Cuando se trata de elegir el color que mejor te venga, lo principal es saber si una es una persona cálida o fría. Esto dependerá de nuestro tono de piel principalmente y una manera fácil de saberlo es poner bajo tu cara una cartulina plateada y luego una dorada y ver con cuál tu cara se ilumina mejor. También puedes distinguirlo en el color de tus venas. Si son más bien azules, eres fría; si las ves más verdosas, eres cálida.

    Si eres cálida sabrás que lo tuyo son los colores tierras, cálidos y dorados. Si eres fría, los colores más puros y vibrantes se verán mejor en ti.

    Sin embargo, hay quienes piensan que en esto de los colores se puede profundizar mucho más. Es por ello que se inventó la teoría de las cuatro estaciones, donde cálidas y frías se dividen en sub-grupos según su claridad y oscuridad.

    Invierno

    Fría y oscura. Son mujeres cuyo pelo y ojos oscuros generalmente contrastan con la claridad de su piel.

    Ojos: negro, negro café, café rojizo, almendra oscuro con destellos de azul o verde, azul oscuro, gris azuloso, gris verdoso o grises

    Pelo: marrón oscuro, negro o gris.

    Piel: blanco porcelana, beige rosado, oliva, beige frío con un matiz azuloso, almendra, caoba ébano y negro -con matices azules o rojos

    Colores que suman: blanco, azul marino, rojo oscuro, negro, gris, verde esmeralda, azul hielo, azul royal, purpura, turquesa oscuro, amarillo limón o fucsia.

    Colores que restan: naranja, camello, marrón claro y marfil.

    tqv fb verano

     Verano 

    Fría y clara. Son mujeres de piel más pálida cuyos ojos y pelo suelen ser ceniza. Más en detalle la carta de color de estas mujeres es la siguiente:

    Ojos: azul, verde, dorado, avellana o marrón.

    Pelo: rojo oscuro, rubio claro, rubio platinado, marrón ceniza oscuro, rubio claro moreno o ceniza.

    Piel: rosada, beige claro con tonalidades amarillo y azules (se puede ver en la venas).

    Colores que suman: vino, azul claro, café verdoso, verde azulado, blanco, azul, gris, rosa pálido, amarillo pastel, marrón oscuro, azul gris, carbón, gris cálido, borgoña, azul cielo o lavanda.

    Colores que restan: azul intenso, ciruela, verde esmeralda, rojo escarlata, marrón oscuro, morado, amarillo o dorado.

    tqv fb otoño

     Otoño

    Cálida y oscura. Suelen ser mujeres con las mismas tonalidades en el pelo, los ojos y la piel.

    Ojos: ámbar, marrón oscuro, azul verdoso, dorado verdoso, marrón dorado o avellana.

    Pelo: rojo, negro castaño, rubio dorado, cobre, castaño dorado, zanahoria, rubio rojizo.

    Piel: marfil, marrón claro, marfil dorado y bronceado.

    Colores que suman: marfil, naranja calabaza, azul, rojo, naranja, verde oliva, camello, verde limón, mostaza, durazno, turquesa, oro, beige y verde azulado.

    Colores que restan: evitar colores claros y pasteles, tonos azul claro, blanco o negro.

    tqv fb primavera

     Primavera

    Cálida y clara. Son mujeres con tonos de piel claros pero más amarillentos que pálidos. Su pelo y sus ojos también suelen ser parecidos al de su piel dando mucha armonía a sus rostros e iluminación.

    Ojos: azul, verde, marrón, verde olivo, amarillo dorado, azul turquesa, avellana dorado o miel.

    Pelo: rubio dorado a castaño, castaño claro, rubio con tonalidades rojas, dorado, gris o rojo.

    Piel: rosada-beige, marfil, melocotón o dorado.

    Colores que suman: tonos arena, marfil, melocotón, dorado bronce, dorado brillante, azul brillante, marrón claro, camello, salmón dorado brillante, violeta, rosa pastel, durazno y rosa coral.

    Colores que restan: fucsia, vino, marrón, blanco, gris oscuro o negro.


    Comentarios
    0
  • Publicado el 18 May. 16

    Preparándonos para el taller de asesoría capilar de daremos junto a Zancada nos llenamos de datos y consejos para poder elegir el look ideal de cada persona. Aunque creemos que no existe una verdad absoluta en cuanto a looks, siempre han existido un par de tips clásicos que pueden servir de mucha ayuda a la hora de elegir un color o un corte de pelo.

    Este mes quisimos compartir en nuestro blog los cortes de pelo que mejor quedan según la forma de la cara:

    Cuadrada: se distingue por tener frente amplia, mandíbulas más prominentes y pera cuadrada. Al ser caras más angulosas se recomiendan las ondas o los cortes en capas que den una forma más ovalada a la silueta de la cabeza. Si se quiere algo recto, que no vaya a la altura de la mandíbula sino la hará ver más prominente aún.  

    Ovalada: es una cara bastante proporcionada por lo que le vienen muchos cortes de pelo. Se distingue por pómulos demarcados y una mandíbula suavemente curva. Lo ideal es preocuparse en mantener el equilibrio del volumen (ni mucho ni muy poco), para poder destacar la forma de la cabeza.

    Corazón: se caracteriza por tener una frente amplia, pómulos demarcados y la pera más pequeña. Para esta cara hay que buscar el balance, no podemos hacer un corte que amplíe mucho más la frente (como una chasquilla muy recta y corta). Recomendamos melenas a la altura de la pera o que la primera capa comience ahí, y flequillos largos y desflecados que redondeen la cara.

    Diamante: son caras donde lo que más destacan son los pómulos ya que suelen tener una frente y una pera más pequeñas. Al ser más angulosas también recomendamos mantener las ondas para suavizar y no hacer cortes a la altura de los pómulos.

    Redonda: es una cara bastante proporcionada y curva, por lo que en este caso sí son bienvenidos los cortes rectos con ángulos o no simétricos.  Se puede jugar bastante con las caras de este tipo, lo único que no se recomienda es hacer cortes demasiado cortos pegados a la cabeza ya definirán una silueta perfectamente redonda.

    Rectangular: se caracterizan por tener una frente más larga que ancha, pómulos prominentes y mandíbulas más delgadas que la cuadrada.  Nuevamente son recomendadas las ondas para suavizar ángulos y nada muy pegado a la cara. Ideal melenas que hagan un corte a la altura de la pera si es que son onduladas o melenas más larga y desordenadas si son lisas.

     

    tqv fb MAY-03

    tqv fb MAY-05tqv fb MAY-11tqv fb MAY-04tqv fb MAY-02


    Comentarios
    0
  • Publicado el 13 Abr. 16

    Hace poco entró una persona a la peluquería preguntando por un champú “sin sal”. Estaba muy preocupada ya que había escuchado que la sal o el sodio era muy perjudicial para los pelos tinturados como el de ella. Mientras conversábamos observé que en la bolsa de supermercado que llevaba en la mano, había una variedad de snacks bastante altos en sodio y grasas saturadas.

     La señora se fue feliz con su champú “sin sal” en la mano, sin embargo, sabemos con seguridad que de nada servirá un champú bajo en sodio si es que su dieta no cumple con las mismas reglas. Este ejemplo nos sirve para entender el concepto de belleza integral del cual tanto hablamos en TQV.

     Y es que, de nada nos sirve llenarnos de productos “milagrosos” para los diferentes problemas que pueda tener nuestro pelo, si es que no abarcamos el problema en su totalidad. La preocupación por lo que consumimos en belleza debe estar acompañada a un estilo de vida coherente.

     Tomando esto como premisa, les damos acá algunos tips de alimentación que son tan necesario como el champú que elegimos para tener un pelo bonito, sano y fuerte:

    1. Proteína: el pelo es proteína (99% queratina natural). Por ello, debemos consumirla. Si estás bajo en proteínas… de seguro tu cuerpo comenzará a buscarla en los órganos menos necesarios, por lo tanto el pelo es lo primero que comenzará a debilitarse. Algunos alimentos donde la encontraras: quínoa, legumbres y frutos secos. 

    2. Vitaminas: el pelo necesita de vitaminas para crecer sano y fuerte. Con el estilo de vida que tenemos en general, los alimentos que consumimos no alcanzan a aportarnos las suficientes vitaminas necesarias para todo el organismo, por lo que recomendamos tomar vitaminas que te ayuden de manera integral, incluyendo a que tu pelo crezca fortalecido. Nuestra favorita es la spirulina.

     3. Antioxidantes: los antioxidantes ayudan mucho al flujo sanguíneo. El flujo sanguíneo corre por los folículos o terminaciones nerviosas desde donde nace tu pelo. Si quieres que este crezca y no se caiga, los antioxidantes son de suma importancia ya que ayudan a fortalecer el nacimiento de la fibra capilar. Algunos ejemplo: todas las berries como arándanos y frambuesas , el brócoli, las berenjenas y también puedes consumir camu-camu y maqui que son antioxidantes muy potentes.

      4. Aceites extra-vírgenes: una manera de ayudar a tu pelo a verse lindo y brillante es aplicar productos hidratantes sobre él o hacer tratamientos hidratantes… lo bueno de los aceites (a diferencia de los acondicionadores) es que también puedes ingerirlos y complementar el tratamiento desde adentro. Recomendamos el aceite de coco que también tiene otros muchos beneficios (leer post: Los poderes mágicos del aceite de coco).

     5. El eterno mito de la gelatina: desde siempre se ha sabido que la gelatina o jalea es muy buena para la piel, el pelo y las uñas ¿es verdad? Pues sí, al ser colágeno animal puro da un aporte importante de proteína a nuestro organismo. Sin embargo, con la cantidad de colorantes y endulzantes artificiales que le han agregado se ha convertido en un alimento poco amigable. Mejor comprar cápsulas de colágeno en la farmacia.

     6. Qué evitar: ya teniendo claro qué es lo mejor para ti, te recomendamos alejarte de alimentos altos en sodio o en grasas saturadas. Por una parte, el sodio hará que pierdas porcentaje de agua en el cuerpo secando el pelo y la piel. Por otro lado, tu cuerpo querrá deshacerse del exceso de grasa, lo que aumentará el cebo del cuero cabelludo y hará que el pelo se ponga muy grasoso o hasta puede provocar su caída debido a la saturación de los folículos.


    Comentarios
    0
  • Publicado el 14 Mar. 16

    Los tiempo del “corte de pelo del año” o del “color único para esta temporada” ya pasaron hace rato. Por suerte, hoy en día se mezclan muchas tendencias unas con otras y una tiene más alternativas para elegir.

    Como dijo Stella McCartney, la descripción tanto para la moda como para el pelo de esta temporada es “Celebration of the individual” (celebración de lo individual). Es por ello que para el 2016 la palestra de looks es bastante amplia. Hay desde colores rosas a iluminaciones intercaladas o de largos románticos a melenas urbanas. Usted decida. Lo más importante, es ser tú misma y llevar el look que más te acomode. 


    Comentarios
    0
  • Publicado el 07 Mar. 16

    Es difícil encontrar líneas que no los tengas, pero te aconsejamos usar productos que no contengan los siguientes ingredientes (puedes revisar esto en la etiqueta de cualquier producto cosmético):

     Sulfatos:

     El lauril sulfato de sodio (también conocido como laureth) es un detergente poderosamente abrasivo, es el encargado de producir espuma en el champú. El problema es que barre todo aceite esencial necesario para mantener sano el cuero cabelludo, dañando proteínas y deteniendo el crecimiento, favoreciendo su caída y debilitamiento. Mientras más uses este componente en tu pelo, más hidratantes necesitará para compensar su uso.

     Los parabenos:

     Se utilizan para prolongar la vida útil del producto. Son sustancias químicas como el metilparabeno y propilparabeno. Afectan e irritando directamente la piel y el equilibrio hormonal del cabello. Varios estudios han comprobado que pueden ser cancerígenas tras su uso continuo.

     Lanolina, petróleo y aceite mineral:

     Estos ingredientes son usados para dar la sensación de hidratación pero no ofrece ninguna ventaja real. Estos ingredientes en realidad sobrecargan al cabello y evitan que los aceites naturales producidos por el cuero cabelludo sean absorbidos por el pelo.

     Dimeticona (silicona):

     Es un polímero sintético, actúa como un suavizador para la piel, ya que su principal función es sellar las superficies para que no ingrese humedad. La dimeticona tiende a obstruir los poros e infectarlos con aceites y bacterias. No permite que nuestra piel y cuero cabelludo respiren, lo que resulta en aumento del acné e irritación de los folículos pilosos, que pueden dar inicio a la caída del cabello.

     También aconsejamos no usar productos donde el alcohol aparezca entre los cuatro primeros ingredientes del listado y que ojalá tampoco contengan fragancia sintética o perfume ya que, si no está especificada su composición, una fragancia puede almacenar más de 600 químicos que no estarán especificados en la etiqueta.


    Comentarios
    0


Trabaja con Nosotros

Haz tu práctica en TQV

Buscamos personas que quieran aprender del rubro. La práctica consiste en el trabajo de asistente de peluquera 5 días a las semana (se aceptan ajustes de horario por estudio o trabajo), con capacitaciones especiales en corte, color y peinado. Duración 3 meses.

Mándanos tus datos y CV!

Nombre

Telefono

E-mail

Cargo o Puesto

(Peso máx.: 2Mb)